Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), la lectura es una de las actividades más beneficiosas para la salud, se ha demostrado que estimula la actividad cerebral y fortalece las conexiones neuronales.

 

Mientras leemos obligamos a nuestro cerebro a:

 

–       Pensar.

–       Ordenar ideas.

–       Interrelacionar conceptos.

–       Ejercitar la memoria y a imaginar.

–       Mejoramos nuestra capacidad intelectual.

 

Hoy en día estamos sobreestimulados por la cantidad de tecnología que nos rodea, Ipads, consolas, televisión… y esto ha ayudado a que cada vez se lea menos. La lectura es un hábito y como todos los hábitos se puede educar. Es importante intentar que los niños adquieran este tipo de conducta sana, ya que como se cita antes tiene muchos beneficios que pueden ayudar a su desarrollo.

 

La lectura forma parte de la educación en valores, leer puede ayudar a fomentar la imaginación, la creatividad, la fantasía, también a aumentar la capacidad crítica, así como a la mejora de los procesos cognitivos como son la concentración y la atención, también mejora la comprensión de asociaciones entre elementos y la formación de conceptos. Leer ayuda a soñar, a viajar, a crear, a pensar e incluso a reír.

 

Además, la lectura está relacionada con la mejora de la autoestima, la cultura que aporta el tener un hábito de lectura hace que nos sintamos más seguros a la hora de expresar opiniones en grupo, ya que hace que nos sintamos con argumentos y con formación suficiente para opinar sobre diferentes temas.

 

Hoy en día existen libros para cualquier edad, por ejemplo para los más pequeños de la casa tenemos libros con diferentes texturas, sonidos, colores, dibujos e incluso olores para que aquellos niños que aún no saben leer empiecen a familiarizarse con la lectura. El niño empezará a comprobar que el libro es una fuente de información, para que este proceso pueda darse es muy importante el papel que desarrollan los padres, maestros, educadores y personas cercanas al niño, ya que son los encargados de fomentar el comienzo de un buen hábito y de la estimulación de la lectura.

 

Otro tipo de libros que son interesantes para enganchar a los niños y adolescentes en el hábito de la lectura, son aquellos en los que se deja que el niño decida qué camino quiere que siga el protagonista del libro. Son libros de intriga en los que al final del capítulo se pregunta al lector qué camino quiere que siga y se le ofrecen dos opciones. Con este tipo de lectura se consigue, en muchos casos, captar la atención, ya que el lector puede sentirse más implicado con la historia.

 

Algunos de los consejos para conseguir que los niños se sientan atraídos por la lectura son:

 

  1. Hablar de la lectura de manera positiva: Hacer comentarios sobre libros leídos, sobre sus personajes, la historia del libro, si es de amor o es de intriga…
  2. Llevar a los niños a librerías: hay muchas librerías que tienen secciones atractivas para que los niños puedan coger un libro y ojearlo.
  3. Leer con los niños por la noche.
  4. Inculcar el hábito de leer antes de acostarse.
  5. Que te vean leyendo, dar ejemplo de lectura leyendo un buen libro.

Carla Cuellar. Psicóloga

[hr]

[span2 first=”true”][/span2]

[span8] [button link=” http://www.doctoralda.com/contacto” size=”block” type=”info” disabled=”no” align=”none” icon=”none” iconsize=”default”]¿Quieres solicitar una cita con nosotros?[/button][/span8]

[span2 last=”true”][/span2]

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.