Podemos definir la responsabilidad como el conocimiento y cumplimiento de los propios deberes y obligaciones. Decimos que una persona es responsable cuando cumple con sus obligaciones y es capaz de asumir sus errores.

La responsabilidad se va adquiriendo con el tiempo a base de experiencia. El niño adquiere esta habilidad progresivamente. Aunque poco a poco el niño será más responsable, los papás tienen aquí un papel muy importante. La tarea de educar en la responsabilidad no es sencilla, para que un niño se haga responsable ha de respirar un clima responsable en su entorno.

 

¿Cómo podemos transmitir a los niños responsabilidad?

 

  • Siendo un buen ejemplo
  • Asignando pequeñas y sencillas tareas al principio, para luego ir aumentando en complejidad.
  • Informar de los beneficios que les aportarán al realizarlas
  • Fijándoles normas a seguir: “cuando entres a casa deja tus zapatillas en el zapatero”
  • Siendo coherentes con lo que decimos y hacemos. Papá y mamá también deberán dejar los zapatos en el zapatero y no en su habitación.
  • Dando recompensas cuando son responsables (no tienen porque ser materiales)
  • Confiando en ellos y mostrándolo, hay que animarlos
  • Ofreciéndoles opciones dónde su opinión se tenga en cuanta: “¿Te gustaría celebrar tu cumpleaños en el parque o en casa?”
  • Educándolos en lo que se llama “pensamiento en perspectiva”, es decir, que se pongan en el lugar de los demás: “¿Cómo te sentirías tú si me pidieras que tienes hambre y yo no te hiciera caso?”

Adriana Fusté. Psicóloga

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.