Los niños al igual que los adultos necesitan tener un sentido de pertenencia, es decir un hogar con sus padres. Los chicos y chicas cuyos padres se están separando necesitan tener la seguridad de saber que seguirán formando parte de una familia que los quiere. Ellos también precisan saber qué va a ocurrirles, que no son la causa del divorcio, por eso al hablar del tema con naturalidad estaremos ayudándolos a entender y digerir mejor esta nueva situación.

 

Algunas directrices para hablar del divorcio con los hijos:

 

 

1. Es muy importante estar presentes papá y mamá.

Aunque la ruptura sea desagradable, dejadlo a un lado y hablad juntos con vuestros hijos. Es preciso mostrarse sereno y confiado durante la conversación. Tratad de escoger un momento tranquilo en que no haya interrupciones como el teléfono.

 

2. Hablad con todos los hijos a la vez.

Si tenéis más de un hijo tened esta conversación todos juntos. Claro, que dependiendo de la edad más adelante será conveniente hablar a solas con cada uno de ellos, pero es importante que se enteren de la mala noticia estando todos juntos. Si se hace individualmente, la situación puede ser confusa y complicada. Puede ser que los padres comenten el suceso con el hijo mayor y pedirle que no diga nada a sus hermanos pequeños antes de que hablen con ellos. En este caso, el hijo mayor podría quedarse con el mensaje de que el divorcio debe guardarse como un secreto y que su familia es incapaz de hablar del tema con franqueza.

 

3. Mostraos sinceros y facilitad la información apropiada.

Explicad que os estáis separando y que viviréis en dos lugares distintos. Haced saber a los niños que habéis intentado con todas vuestras fuerzas solucionar las cosas, pero que la convivencia es no es posible. Comentad que no ha sido una decisión fácil para ninguno de los dos, que estáis tristes, pero que creéis que estáis haciendo lo mejor para todos.

 

4. Decid a los niños que el divorcio no es culpa suya.

Aunque resulte extraño muchos niños suelen culparse a sí mismos del divorcio de sus padres, decidles repetidamente, que la ruptura no es culpa suya.

 

5. Reafirmadles vuestro amor.

Explicadles que aunque en ocasiones los adultos dejan de amarse o de quererse o de vivir juntos o de estar casados, el amor por sus hijos es eterno. Explicadles lo felices que fuisteis los dos cuando nacieron.

 

6. Hablad del plan de vida.

Comentad a los niños que vais a ocuparos de todos los detalles relacionados con dónde van a vivir y cómo y cuándo van a poder estar con vosotros. Decidles que estáis dispuestos a tener en cuenta su opinión acerca del nuevo plan de vida, pero no les preguntéis con quien vivir o cuánto tiempo desean pasar con cada uno. Dejad bien claro que sois vosotros los únicos responsables de este tipo de decisiones. Si tenéis más de un hijo decidles que no vais a separarlos.

 

7. Preguntad a vuestros hijos que desean saber.

Tomad un tiempo para fomentar las preguntar y solucionar posibles dudas, es muy probable que tengan muchas preocupaciones o falsas interpretaciones. Hacedles saber que pueden preguntar cuando se les antoje y en cualquier momento.

 

8. No juguéis al juego del culpable.

Es aconsejable no situar a vuestros hijos en medio de vuestras disputas. Es esencial no dar la impresión de culpabilizar el uno al otro del divorcio. Revelar detalles de los desacuerdos, hacer comentarios groseros o sarcásticos son signos muy visibles para vuestros hijos. Tened en cuenta lo importante que es para vuestros hijos sentir que pueden amar y ser amados por ambos padres por igual.

 

9. Escuchar y observar.

Cada niño digiere la información de un modo distinto. Prestad mucha atención y responded a cuanto oigáis y veáis (palabras, tono de voz, expresiones faciales y lenguaje corporal). Dejaos guiar por esas señales. Si vuestros hijos expresan emociones durante la conversación identificad sus sentimientos. Si por el contrario dan la sensación de estar descolocados dadles tiempo y prometedles hablad de nuevo muy pronto.

 

10. Hablar con vuestros hijos una y mil veces.

Después de esta primera conversación sobre el divorcio es importante retomar el tema en los próximos días para ver como los pequeños de la casa van procesando sus emociones.

 

Adriana Fusté. Psicóloga

[hr]

[span2 first=”true”][/span2]

[span8] [button link=” http://www.doctoralda.com/contacto” size=”block” type=”info” disabled=”no” align=”none” icon=”none” iconsize=”default”]¿Quieres solicitar una cita con nosotros?[/button][/span8]

[span2 last=”true”][/span2]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.