Las instrucciones, las peticiones o las órdenes que los padres dan a los hijos pueden favorecer la realización de una conducta si se siguen las siguientes recomendaciones o principios:

 

  • No utilizar los gritos. Si hablamos tranquilamente, favoreceremos su cumplimiento.
  • Estar en la misma habitación que el niño y mirándole a los ojos.
  • Establecer un contacto físico suave, como por ejemplo, poner la mano sobre su espalda. Si fuera necesario agarrarle de los hombros o de la barbilla para asegurarnos que nos está escuchando y comprende exactamente que se le pide.
  • Las peticiones deben ser cortas, claras y específicas.
  • Nunca se realizaran en forma de pregunta o sugerencia: “¿Quieres poner la mesa?” “¿Podrías recoger tus zapatillas?” De esta forma estaríamos dando la posibilidad de no realizar la petición.
  • Las peticiones se deben dar de una en una.
  • No deben de tener contradicción las unas con las otras y mucho menos con las del adulto. Para evitar este punto se recomienda apoyar siempre las órdenes dadas por la pareja.
  • Dar opciones siempre que sea posible y relacionarlas con una consecuencia “Si acabas de cenar y recoges tu plato entonces podrás ver la tele”.

Adriana Fusté. Psicóloga

Suscríbete a nuestra newsletter
Recibe en tu correo las últimas noticias de la Consulta Dr. Alda

Si te ha gustado este post suscríbete a nuestra newsletter y recibirás un resumen mensual con las principales noticias.

 

Nuestros compromisos

  • Nos gusta el spam tan poco como a ti.
  • No cedemos tus datos a terceros.
  • Nuestra página web y nuestros correos no contienen propaganda de terceros.
  • Te puedes dar de baja fácilmente sin tener que explicar los motivos.
  • Recibirás información actualizada sobre psicología y psiquiatría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.